Procrastinar: causas y consejos para evitarla

Procrastinar es un hábito que se enfoca en la posposición de actividades que consideramos incómodas, difíciles o aburridas y que, como resultado final, puede conllevar a una situación de estrés, ansiedad o sensación de fracaso.

Sin embargo, la procrastinación va más allá de la evasión de tareas importantes. De hecho, te darás cuenta de que, aunque parezca difícil, es un hábito que podemos cambiar para lograr una mejor gestión del tiempo, aumentar la productividad y lograr cumplir nuestra misión y objetivos personales.

¿Alguna vez te has preguntado qué puedes hacer para dejar de posponer tus actividades? En este artículo te contamos cómo deshacerte de este hábito.

¿Qué es procrastinar?

Procrastinar es el hábito de posponer las actividades importantes para dedicar el tiempo a tareas más entretenidas, pero menos relevantes.

Cuando procrastinamos, no solo somos conscientes de que estamos evadiendo la tarea en cuestión, sino también de que hacerlo es probablemente una mala idea, pero así, lo hacemos de todas maneras.

¿Es un trastorno? No está reconocido como tal. Es solo un hábito en el cual la mayoría de las personas caen en algún momento. Y si bien todos procrastinamos, no todos somos procrastinadores. Estos últimos son quienes posponen sus obligaciones de manera recurrente.

¿Qué causa la procrastinación?

tips-para-dejar-de-procrastinar

Una vez definido, es necesario conocer las causas que nos hacen caer en el círculo vicioso de postergar nuestras obligaciones. La procrastinación se trata de un factor psicológico inherente en los seres humanos.

Estudios apuntan a que la causa principal viene relacionada con el miedo a fracasar, especialmente en las personas que tienden a ser perfeccionistas o con baja autoestima.

La postergación constante de actividades es un problema sobre el control de nuestras emociones y no exclusivamente de gestión del tiempo.

El hábito de procrastinar responde a una reparación del estado de ánimo en el corto plazo, pero que en un período más largo puede afectar nuestras acciones y objetivos personales.

Otra de las causas de la procrastinación viene por el choque de una nueva tarea con nuestros hábitos diarios. Si, por ejemplo, dentro de tu rutina diaria no incluyes algún tipo de ejercicio físico, tal vez te tome un mayor esfuerzo adquirir o realizar esta actividad, e incluso, desistas en el intento de ejercitarte.

Y es que la falta de seguridad puede llegar a generar esa sensación de frustración sobre nuestros objetivos y, por tanto, buscamos la manera de evitar un posible fracaso.

Consejos para no procrastinar

Para que por fin puedas tachar todas las tareas pendientes de tu lista, te traemos cinco consejos clave para dejar de procrastinar

Administra tu energía, no tu tiempo.

Tus probabilidades de procrastinar cuando estás agotado o de mal humor, aumentan considerablemente. Por eso, enfócate en trabajar en tus mejores momentos, descansa lo suficiente, aliméntate bien y ejercítate.

Recuerda tu objetivo con frecuencia

Aprovecha tu creatividad, y mantente al tanto de tu objetivo a largo plazo. Pon recordatorios en tu ambiente, así, cuando tengas que realizar tareas que no sean muy motivadoras, recordarás el verdadero fin.

Organiza tus tareas y haz primero las que menos te agraden

Empezar por la tarea más difícil es más productivo, ya que a primera hora dispones de más energía para afrontar este tipo de tareas. 

Una vez que las terminas te genera la sensación de haberte quitado de encima las actividades más complejas y podrás estar más relajado para cumplir con el resto de compromisos. 

Fíjate plazos

Asigna a tus tareas un periodo de tiempo en que deben ser realizadas y entregadas. Esto aumentará tu sentido de compromiso.

Tómate un descanso cada 45 minutos

Si los plazos de trabajo de tus tareas abarcan 45 minutos, después de este plazo, tómate un descanso de 5 a 10 minutos.

Sal a caminar, refréscate. Es importante que durante este tiempo de descanso varies el ambiente y no pienses en nada relacionado con la labor previa o siguiente.

¿Cómo puede ayudarte el programa asíncrono de U-ERRE?

procrastinar-consecuencias

Con el programa asíncrono de U-ERRE no tienes que preocuparte por posponer tus compromisos académicos, ya que este nuevo modelo educativo te permite estudiar en los tiempos que mejor se ajusten a tu ritmo y tus necesidades.

En U-ERRE puedes personalizar tu plan de aprendizaje. Es decir, puedes elegir tus materias según tus gustos y prioridades. Además, te ofrecemos la ventaja de inscribirte cuando quieras, sin periodos de inscripción o fechas de inicio de clases.

Inscríbete hoy y comienza a disfrutar de una metodología de estudio flexible, con herramientas multimedia para que aprendas donde y cuando quieras.

Como pudiste ver en este artículo, el hábito de procrastinar tiene varias causas, así como sus correspondientes tácticas para superarlas.

Lo más importante es aceptar que incurres en este hábito y que puedes luchar contra él no solo enfocándote en los objetivos que esperas alcanzar con cada tarea o actividad.

También debes fijarte plazos para cumplir con tus compromisos, pero sin presión para evitar percibirlos como una obligación o algo que te genera estrés. Además, debes permitirte ratos de descanso donde puedas liberar la tensión emocional, relajarte y estar con la mejor actitud para tus próximas tareas.  

En U-ERRE facilitamos tu rutina académica con nuestro programa asíncrono en el que tienes la autonomía para elegir cuándo, cómo y dónde quieres estudiar. Consulta nuestro plan educativo y las ventajas de nuestro nuevo modelo educativo.

Si te gustó este artículo, quizá te puede interesar:

Las competencias estratégicas y su relación con la visión de negocio

Mejores estrategias para elevar el rendimiento académico

5 consejos para ser más competitivo en el mercado labora