Curva del olvido: ¿qué es y cómo evitarla?

¿Te preocupa no poder recordar todo lo que leíste o aprendiste hoy en clase? Es probable que suceda y podría deberse a un fenómeno natural conocido como la "curva del olvido" que nos afecta a todos. 

La curva del olvido es lo que hace que las cosas que tienes en la cabeza desaparezcan en pocos días. 

Así que es esencial que entiendas cómo funciona, ya que de esta manera podrás incorporar buenos hábitos a tu rutina de estudio para ejercitar tu memoria. En otras palabras, entrenar el cerebro para aumentar su capacidad de retener información.

No te preocupes si no entiendes lo que te estamos diciendo. Aquí te contamos qué es la curva del olvido y te damos consejos para que la uses a tu favor.

¿Qué es la curva del olvido?

La "curva de olvido" es la relación entre la retención de información y cuánto tiempo permanece en la memoria

Con el tiempo, la capacidad de recordar las cosas disminuye; este proceso comienza inmediatamente después del aprendizaje. Y a medida que pasan los días, la tasa de retención de conocimientos disminuye. 

De hecho, si no utilizas técnicas para consolidar la información, el cerebro la olvidará.

olvido-¿qué-es-y-cómo-evitarla?

Aspectos que inciden directamente en la curva del olvido

Hay varios factores que inciden sobre la curva de olvido; estos van desde la relevancia y la dificultad de la información que recibes hasta problemas como el estrés.

# 1. Relevancia y dificultad de la información

Las cosas con poco o ningún significado encajan mejor en la curva del olvido. De esta manera olvidarás algo más rápido si no lo entiendes o lo encuentras aburrido

Por otro lado, cómo recibes la información afecta la retención. Es más fácil recordar cosas que están bien organizadas y presentadas que cosas que carecen de orden o significado.

# 2. El estrés

Los factores fisiológicos como el estrés juegan un papel importante en la forma en que retenemos la información. De hecho, interfieren con la capacidad de recordar algo, lo que crea aún más estrés. 

Otro aspecto que incide directamente en la curva de olvido es la rapidez con que se desvanecen los recuerdos

Entonces, si aprendes algo nuevo y no intentas reforzar esa información, la recordarás cada vez menos con el paso del tiempo. 

Pero si construyes información con lo que ya sabes (conocimiento previo), lo retendrás por más tiempo. Por ello, es importante que relaciones los conocimientos teóricos con situaciones cotidianas y uses estrategias para reducir el estrés.

usar la curva del olvido a tu favor

¿Cómo usar la curva del olvido a tu favor?

La curva del olvido es necesaria porque de lo contrario tu cerebro, como mencionamos anteriormente, se sobrecarga; es necesario que elimine la información que no te sea útil. Si quieres usar esto a tu favor, necesitarás una estrategia. Esto es lo que puedes hacer:

# 1. Implementa un buen hábito de estudio

Para combatir la curva de olvido, necesitas crear y mantener buenos hábitos de estudio. Elaborar una rutina adecuada que te permita mantener la concentración. Establece un tiempo fijo en el día para estudiar y apégate a él.

# 2. Crea una rutina de revisión

Es importante que entiendas primero la diferencia entre estudio y revisión

Estudio se refiere a adquirir conocimientos a través de lecturas, actividades y cursos; mientras que revisión significa volver a repasar temas ya vistos.

No es suficiente volver a leer el contenido un día antes de la prueba. La revisión regular es clave para evitar olvidar los conocimientos adquiridos; y para que funcione tiene que hacerse en tiempos predeterminados y de la manera correcta. 

He aquí un ejemplo del proceso de revisión:

  • Primera revisión: debes hacer esto inmediatamente después de estudiar. Si estudias durante 50 minutos, aprovecha los últimos 5 minutos para repasar todo lo que has visto. 

  • Segunda revisión: 24 horas después del estudio, con una duración media de 10 minutos. 

  • Tercera revisión: 7 días después del estudio, hasta 10 minutos. 

  • Cuarta evaluación: 30 días después del estudio, duración promedio de 5 minutos.

Finalmente debes hacer una revisión cada 30 días, con una duración máxima de 5 minutos.

# 3. Tómate un tiempo para descansar

Asegúrate de no sobrecargar tu cerebro con demasiada información o preocupaciones innecesarias. De lo contrario, acelerarás el proceso de olvido y te será difícil aprender nuevos contenidos. 

Para lograr esto, debes respetar los momentos de descanso y no exceder el tiempo recomendado por revisión. Si además incluyes actividad física o deportiva a tu rutina semanal, puedes eliminar el estrés.

La curva de olvido es un proceso natural. Esto puede provocar ansiedad, pero también puedes usarlo para tu beneficio. Porque puedes crear buenos hábitos de estudio que te ayuden a retener la información durante mucho tiempo. Como resultado, tendrá un mejor rendimiento

En cualquier caso, debes recordar que el aprendizaje es un proceso. Por lo tanto, debes tener un método de enseñanza que te ayude a aprender. En U-ERRE podemos ayudarte.

Si te ha gustado este artículo, quizás te interese:

6 consejos prácticos para mantener la concentración al estudiar

¿Cómo lograr que las clases extracurriculares no consuman tu tiempo?

Las carreras en tendencia: podcasteros, vlogeros, influencers y más