5 hábitos para aumentar tu productividad al máximo

¿No te ha pasado alguna vez que, después de pasar horas trabajando, no has adelantado nada? Por mucho que te esfuerzas, la tarea sigue como al empezar. Y es que, aunque pongas interés y estés motivado hay factores pueden afectar tu productividad.

Una alimentación poco saludable, la falta de descanso o la mala organización afectan al rendimiento escolar y laboral más de lo que pueda parecer.

Ser más productivo no significa trabajar más, significa hacerlo eficazmente. Para ello, es necesario adoptar unas pautas saludables y aprender a organizarte. Tal vez te cueste, pero alcanzarás tus metas con menos esfuerzo.

Hábitos para mejorar el rendimiento

Los mejores resultados llegan cuando te esmeras y asumes los cambios. Pero es de suma importancia cuidar la salud y aprender a planificar. En U-ERRE somos conscientes de su trascendencia, por eso, te compartimos los siguientes hábitos que ayudarán a mejorar tu productividad.

1. Empieza a cuidarte

Si quieres aumentar tu productividad, debes concentrarte en la calidad, no en la cantidad. Da igual que pases dos horas o cinco ante una tarea si no avanzas. Mientras trabajes, debes estar activo y concentrado.

Para ello, necesitas descansar y dormir bien, idealmente 8 horas por día. Si estás cansado o enfadado, tu rendimiento puede disminuir. Evítalo aprovechando la hora de comer para pasear, descansarás la mente y te recargarás de energía.

Considera empezar el día practicando con un poco de ejercicio y tomando un buen desayuno. La actividad física ayuda a mejorar el rendimiento pues reduce el estrés y alimentos como leche, cereales o fruta te aportarán energía y vitaminas.

2. Planifica tu día

Es importante saber qué hacer en cada momento. Así, pierdes menos tiempo entre tareas. Además, te ayudará a saber qué es importante y que no.

No olvides incluir momentos de ocio en tu horario. Desconectar por un momento puede contribuir a mejorar la productividad laboral o escolar, ayudándote a retomar las tareas con más ímpetu y concentración.

3. Prioriza las tareas

Ser más productivo empieza también por crear una agenda, evaluar las tareas y asignarles un tiempo de desarrollo. La priorización debe ser un proceso flexible, puede que tengas que abandonar una tarea de baja prioridad para acometer otra más urgente. 

Existen diferentes estrategias para decidir qué hacer en primer lugar. Sea como sea, asegúrate de anotar todas las actividades y tareas  del día e identifica lo más urgente e importante.

4. Evita distracciones y haz solo lo que puedas abarcar

Para aumentar la productividad laboral o el rendimiento escolar es necesario estar concentrado. Por eso, es de vital importancia deshacerse de lo que pueda distraerte. Evita interrupciones, considera la opción de usar auriculares y desconectar el celular. 

Por otro lado, la sobrecarga de tareas con las que no puedes cumplir genera presión y ansiedad. Debes aprender a decir que no y asumir solo lo que puedes hacer. Trabajarás con objetivos alcanzables y podrás cumplir con tus obligaciones.

5. Organiza tu zona de trabajo

Con un escritorio en orden evitarás la ansiedad que provoca la acumulación y encontrarás lo que buscas más fácilmente. Trabajarás mejor en un ambiente confortable, con suficiente luz, temperatura agradable y una mesa despejada. 

La motivación y el esfuerzo son imprescindibles para lograr el éxito, pero no es lo único necesario. Ten presente estos consejos que te ayudarán a aumentar la productividad en el trabajo o cuando estudies. 

En U-ERRE queremos asegurarnos que toda nuestra comunidad tenga los conocimientos y herramientas necesarias para liberar su máximo potencial y te invitamos a acercarte a nosotros si quieres conocer más. 

CTA-Estudia-una-carrera-disruptiva